No, beber de forma ocasional no te libra de los peligros del alcohol

5 de abril de 2021

El Confidencial publicó una noticia en junio de 2020 sobre los peligros para el organismo que el consumo moderado de alcohol parece tener. Sin embargo, la noticia no refleja con claridad los resultados del estudio y algunos estudios destacan que tomar una copa de vino tinto (11º de alcohol) de 120 mL (contiene aproximadamente 10,56 g), es una cantidad compatible con los resultados observados. 

Fuente: El Confidencial

El Confidencial publicó una noticia en junio de 2020 sobre los peligros para el organismo que el consumo moderado de alcohol parece tener. El artículo se hace eco del estudio publicado en la revista científica ‘Journal of Studies On Alcohol & Drugs‘ titulado “Does Drinking Within Low-Risk Guidelines Prevent HarmImplications for High-Income Countries Using the International Model of Alcohol Harms and Policies; y recoge ideas como: El consumo moderado de alcohol nunca es bueno, bajo ningún pretexto o aunque las cantidades sean ínfimas” o Exponerse a este vicio puede acarrear graves problemas de salud en el futuro, tanto en el sistema digestivo como en el sistema cardiovascular o también en el cerebro. 

Sin embargo, parece que estas ideas no representan fielmente los resultados observados por los investigadoresEl estudio que expone El Confidencial tenía por objeto tratar de conocer si consumir según las recomendaciones canadienses puede tener un efecto negativo en la salud de personas que viven en países de altos ingresos. La investigación, concretamente analiza datos sobre consumo, mortalidad y hospitalizaciones en la provincia canadiense de British Columbia. Al utilizar datos de Canadá y repetir el análisis, los autores indican que los resultados serían representativos de la relación entre consumo y salud en países de altos ingresos y sugieren la revisión de las recomendaciones. 

Para empezar, los resultados indican que un consumo diario de hasta 12 g en los hombres y 17 g en las mujeres no se relaciona con un mayor riesgo para la salud e incluso podría ser protector, hecho que no menciona la noticia de El Confidencial. Estas cantidades son inferiores a las recomendadas por las guías canadienses. Por ejemplo, una copa de vino tinto (11º de alcohol) de 120 mL contiene aproximadamente 10,56 g, una cantidad que es compatible con los resultados observados por este estudio, y que además, se considera un consumo moderado incluido en el patrón alimentario de la Dieta Mediterránea, propia de nuestro territorio, y no de otros países como Canadá o Reino Unido, en el que la alimentación y estilo de vida dista mucho de la que disfrutamos en España. 

Según los investigadores, estos resultados sugieren la necesidad de revisar los límites de consumo recomendados. Sin embargo, a su vez los mismos observan que en las mujeres en particular, cuando su consumo se adecua a las recomendaciones canadienses el riesgo de mortalidad total es menor, así como su riesgo de hospitalización por diabetes o enfermedades cardiovasculares isquémicas, aunque no desaparece el riesgo de hospitalización por otras causas analizadas.  

Por otro lado, este estudio no está exento de limitaciones metodológicas que deberían de considerarse, por ejemplo, la información sobre el nivel de consumo a lo largo de la vida es limitada, tampoco se dispone de datos sobre el tipo de bebidas consumidas o acerca del patrón alimentario que acompaña su consumo, factores que pueden influir en los resultados obtenidos 

 

Conclusión:

La noticia no refleja con claridad los resultados del estudio. Tomar una copa de vino tinto (11º de alcohol) de 120 mL (contiene aproximadamente 10,56 g), es una cantidad compatible con los resultados observados. Además, contamos con evidencias de que el consumo de vino, junto con las comidas, en un contexto de dieta saludable como la Dieta Mediterránea se relaciona con un efecto positivo en la salud (1). Por este motivo, los resultados obtenidos en un estudio desarrollado con datos de consumo canadienses no serían extrapolables a otros países con alimentación y estilos de vida diferentes. 

 

* El análisis y la valoración médico-científica de la noticia y estudio ha sido realizada por la asesoría científica de la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición-FIVIN. 

 

Referencias: 

(1). Dinu et al. Eur. J. Clin. Nutr. 2018.